miércoles, 26 de octubre de 2016

Como sombras
















   A veces soy un recuerdo de mí mismo
como un eco que sale por la punta de los dedos
entonces no existo
no sueño
no sufro.

En ocasiones, viene la vida
se filtra a través de los poros
acompaña a la sangre por todos los rincones
y cristaliza mi existencia.
En ese momento salgo y recorro los espacios
que me alejan de las sombras
y me distraigo en este parque 
de vanidades infinitas.

Pero dura poco la falacia  y atraigo
cual mosquito
las humedades de la tierra
la culpa
la agonía.

Descubro que soy un espíritu cansado
y vuelvo a la ficción
al eco
a la noche.

A la desidia.

© Pilar Fernández Bravo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada